Desarrollar un historial de nuestros clientes

  • 20.03.2017

Cualquier compañía es actualmente consciente de que se deben implementar planes de acción para gestionar el cobro de deudas. Para tratar con deudores, las estrategias deben incluir la comprensión de su historia. Para ello, las compañías deben implementar algunas consideraciones para garantizar su funcionamiento y poder armar un historial de cada cliente:

Lo primero es generar documentación de todas las transacciones que involucren a cada cliente. Esta acción permite enfocar los esfuerzos de los agentes de cobro en caso de una deuda de ese cliente en el camino correcto.
Establecer de antemano las normas para cancelar las deudas permite guiar tanto a la compañía como a su cliente.
Analizar la información recolectada de cada cliente antes de tomar la decisión de aceptarlo como potencial deudor dentro de la compañía. El estudio de estos datos permite enfocar los esfuerzos de manera correcta, y asegurar un mejor uso de los recursos económicos y humanos.
Definir un monto máximo para las deudas posibles de cada cliente. Esto debe ser estimado con un análisis que incluya la rentabilidad actual y futura de la empresa.
Monitorizar las acciones de todos nuestros clientes para evitar una acumulación excesiva de pagos que continúan extendiendo sus plazos sin medir las consecuencias de tales decisiones.

Para comprender las razones por las cuales existe una deuda, es interesante adquirir el conocimiento sobre las distintas etapas que implica una interacción comercial. En el siguiente artículo comentaremos algunas de las causas por las que un cliente pasa a ser un deudor.