Estructura de Fees

  • 20.02.2017

Hay muchos factores que pueden entrar en los honorarios de una agencia de cobranza, incluyendo el tamaño de la cartera de deuda, el tipo de trabajo requerido para proceder con el cobro, la antigüedad de la cuenta, la experiencia de la agencia de cobros y demás. La mayoría de las agencias de recaudación tienen algún tipo de estructura de precios diferenciada, y la mayoría sólo cobra su labor cuando termina el cobro de la deuda.

No se debe confundir a las agencias de cobro con los compradores de deudas, ya que hay distinciones entre los dos. Las agencias de cobro por ejemplo, pueden cobrar un porcentaje de la deuda pendiente que recuperan, pero en ningún caso son dueñas de la deuda. Cuando cobran una deuda, entregan el dinero a la compañía contratante menos un cierto porcentaje en honorarios. Los compradores de deuda, por otra parte, compran deuda por un precio reducido (a veces centavos) y guardan todo el dinero que cobran por su cuenta.
Las comisiones cobradas como porcentaje de la deuda recaudada se conocen como comisiones de contingencia. Estas pueden oscilar entre el 10 por ciento de las grandes deudas que son procesadas tempranamente – cuando la probabilidad de cobro es mucho mayor – y 50 por ciento o más para las deudas más pequeñas o viejas.
Lo que muchas empresas deben saber es que los honorarios de contingencia pueden ser negociables.

 

Particularmente si usted tiene una gran cantidad de deuda que debe ser cobrada, puede intentar negociar una tasa más baja. Sin embargo, tenga en cuenta que la tasa más baja no siempre significa los mejores resultados. La tasa de retorno es lo que es realmente importa. Si usted paga una cuota del 25 por ciento de los $ 1.000 totales de una deuda y la agencia sólo logra cobrar $ 300 de esa deuda, su retorno es de $ 225. Sin embargo, si usted paga 35 por ciento a una agencia y la misma logra que usted cobre $ 500 de la deuda de $1.000, usted recupera $ 325.
En algunos casos, aunque con mucha menos frecuencia, una agencia de cobranza cobrará una tarifa fija por sus servicios. Típicamente, una agencia sólo acepta hacer esto si la deuda tiene menos de 90 días de antigüedad – también conocida como pre-colección – o un poco más de 90 días.