Procesos “comunes” de coordinación

  • 18.08.2017

Los siguientes ítems hacen referencia a los métodos y procesos más típicos de coordinación en las organizaciones. La coordinación es un punto importante para el funcionamiento de cualquier organización, y una atención a los procesos puede evitarnos problemas futuros.

Estos métodos podrían denominarse medios para comunicar una dirección y guiar los comportamientos. Si a partir de las comunicaciones en curso entre la administración y el equipo de nuestra empresa, hay cambios de orientación, entonces los métodos también cambian en consecuencia.
Se debe tener en cuenta que muchos de los métodos siguientes son tan comunes que a menudo no pensamos que tienen algo que ver con la coordinación, pero son importantes para el éxito de cualquier organización.

– Controles administrativos:
Las organizaciones a menudo utilizan documentos estandarizados, es decir, una amplia gama de informes financieros, de situación, de proyectos, etc. para controlar lo que se está haciendo, cuándo y cómo. Esto es importante porque permite tener un registro de nuestras actividades y también de la de nuestros clientes, e ir conformando un historial de nuestra relación para protegernos ante eventuales casos de morosidad.

– Delegación:
Delegar es hacer que se haga. Incluye la asignación de una responsabilidad a alguien para completar una tarea, concediéndole la autoridad suficiente para obtener los recursos necesarios y que decida cómo se llevarán a cabo las cosas. Por lo general, la persona que asigna una tarea a otro comparte la responsabilidad. Lo importante es que en la delegación existan reglas y límites claros sobre cómo se deben hacer las cosas, qué resultados se esperan, cuál es el margen de maniobra, etc.

– Evaluaciones:
La evaluación es la recopilación y análisis de la información con el fin de tomar decisiones. Hay muchos tipos de evaluaciones y pueden centrarse en muchos aspectos de la organización, como por ejemplo, las metas, los procesos, los resultados, etc. Entre este tipo de evaluaciones también se deben considerar las evaluaciones de nuestras relaciones comerciales.

– Estados financieros (en particular la gestión del presupuesto):
Como es esperable, una vez que la organización ha establecido las metas y estrategias, se destinan fondos para lograrlo. La revisión de los estados financieros es uno de los métodos más comunes para monitorear el avance de los programas y planes y de la capacidad de la empresa para costearlos.